Archivo de la categoría: poema

Un saludos a los novelistas

Esto salíó en el suplemento ni a palos, en una nota sobre poetas y rock, que escribió el gran Walter Lezcano.

Anuncios

nuevo viejo

 

magazine

De haberlo sabido

de haberlo conocido

de haberlo pensado

hubiera escuchado Magazine desde que tengo uso de razón.

Ahora, sabés que

tan solo fuiste un atrevido que lloraba por los rincones en los 90

y robabas dinero de la cooperadora del colegio,

y te ibas a Cemento a pegarle patadas al aire y

emborracharte en las calles de Constitución

tenés 17 años, hoy

y mirás con asco a tus tíos

pero que como dice pau, se parecen a Yo la tengo.

todavía podés bajarte algún disco de Magazine

y empezar de nuevo.

seguirá

¿Quién no escucha Ramones?


Él había sido hallado sin vida por su mujer argentina en una casa en Los Angeles, donde vivían junto a

su perro llamado Banfield.

“¡Banfield era re-lindo!”

“Pero como vivíamos de gira se lo dejábamos a una señora que siempre lo cuidaba”.

“Antes no era nadie y tampoco soy nadie ahora”.

“ir a un recital, ponerte en pedo, volver a las 8 de la mañana”

“Cuando me fui con él, paramos primero en Holanda. Un país donde se hablan varios idiomas a la vez…¡Y yo no conocía ninguno!”

Cuando lo conocí pensé “Uh boludo, este es Dios”. Era Dios, pero además era el amor de su vida.

Pero él sólo se expresaba a través de la música.

Cuando murió Joey y todo se fue a la mierda.

“Y, desde la muerte de Dee Dee… Casi dos años…Ya.

Quiero estar bien… Todavía me dura el bajón pero no puedo ser una viuda de por vida”.

Viuda a los 24 años.

poema: la noche

I.

La noche

tan chiquitita.
La línea ocupa toda la noche,

súper momentaneay fina.

Una mentira obliga a la muerte a dar saludo.

Dos chicas de pelo corto

una es tan cruel que me mira,

intenta seducirme. La más seria me olvida.

Yo no puedo.

No logro determinarme,

en este espacio.

Sin embargo las beso a escondidas.

Vuelvo a intentarlo

pero es en vano,

esas manchas no forman ni deforman nada.

Tan solo mi desesperación

por pasar en silencio por sus oídos.

Mis zapatillas son a cuadros, son un cuadro.

Provocan risa.

Los nervios también me hacen reir.

Las medias rayadas y el pantalón

tiene un solo bolsillo lleno de llaves.

La camisa no es mía, está arrugada

como si lo fuera pero no es mía.

Detrás del sillón verde, (hoy es blanco)

de imitación Luis XV

no hay nada.

II

Salí a cazar.

La risa es un lugar seguro.

El hogar que no prende.

Gélido, turbio y desenvuelto.

“La sombra aquí vuelve a resultar cálida”

III

La guerra parece flotar en el ambiente.

El sol está comiéndose a ese robusto idiota.

Tiene puesta una musculosa verde.

El cuerpo no responde ahora.

Ha caído.

IV

Necesito dinero,

pero que no me lo preste Ginsberg.

A los 26 años

hace mucho que espero este momento.

La bañadera está llena,

el mundo en mis manos.

V

Esas chicas tan lindas

aburridas no dejan de fingir

Sería bueno que en algún instante

paren de hablar de mi.

Todos las quieren, buscan reir.

El pelo rocío, los ojos templo.

Huesos rotos y nada que proferir.

Se ocultan.

Sigo la receta y en un ínfimo nido

las descubro desnudas.

Minipiedra libre esta vez.

VI

Es la orgía de un cielo apagado,

acerbo,

la piel blanca.

VII

Qué idiota

puede parecer una persona que no lee.

Tan idiota como verme a mi pasear un perro.

Mi pelea es con la lapicera.

IX

Un buen consejo sería

primero pensar en el apodo

y luego en el nombre.

X.

La monja.

La misma profesa damita es casi un ente.

Su presencia me turba

y me recuerda a Kurt Kobain,

tratando de abusar de su vecina retrasada

luego de emborracharla

En el hospital suben y bajan,

seres mal hechos.

Tal vez sin alma.

Yo sin alma?

Sin alma el reloj que no poseo

marca la misma hora que ayer.

XI

El cabildo sigue abierto

Casi 200 años y sigue abierto.

No llueve, la gente arde.

A un costado el estúpido de siempre

alardea.

Él debería ser otro,

contorsionarse para vivir en otro mundo

antes que la guerra lo alcance.

XII

La glorieta está llena y ni un solo desmayo.

La plaza miente.

La plaza culpa a sus ocupantes. Sus lágrimas sin sudor.

A oscuras, sin capote y sin pinturas

y sin música. Y si hubiera niños?

XIII

Peregrinar sin una vista adecuada

y la puerta obstruida

no permite que la lágrima nomeolvides

se clave como una mancha de aceite

En un minuto la cena desaparece.

El miedo no ataca, espera.

Es el último vagón,

sereno a pesar de estar solo,

me convierto en madre sin hijo.

Hace dos horas me despedí de las más hermosa de las hermosas hermosas.

Ahora doy un salto y casi sin darme cuenta,

me reflejo y me siento.

Con mucha luz intento leer mi diario.

Qué habré hecho?

El rocío ya está en mis ojoscielo.

XIV

Apenas puedo abrir un ojo

y la cegada juventud ya no engaña.

Ni la medalla ardiente en la bandeja

consigue que mi maestro llore.

Ella antes de venir se miró el pelo.

Una vez en el lugar dos veces equivocado,

se tomó una taza negra de café

y se despidió.

Ya era tarde. Y aún es tarde.

XV

La idea de ser un labio me excita.
Toda una tentación para una cruda dentadura.

Sin dudas si fuera yo un labio

todo lo haría pasar por mi.

Toda una tentación.

XVI

La risa fuerte acaso sea peor

para el declive.

Muchó más si está mal hecha.

Acaso no es lo mismo orinar desde la chimenea,

Qué despectivamente hacer un regalo.

Pero ocurre que también orinó en su cama

y eso cambia las cosas.

XVII

Los ojos están en un frasco,

con su nombre y quince colores,

Por la ventana están tirando todo.

200 y.o. y más fiestas

que se yo, pasaron los años,
pasaron cosas que uno jamás hubiera pensado,
murieron madres,
murieron hijos,
llloramos,
crecimos,
nos peleamos
hubo guerras,
hubo poca luz,
pero llegamos a los 200 años
y de golpe,
hay que festejar, y se festejó,
el concepto de patria,
tan maltratado,
tan golpeado y malintencionado,
mucha gente que despreciamos,
generacionalmente,
ama, la patria,
motivo ideal para ignorarla,
pero que pasa,
pasa,
pasa que pasan 200 años
y la gente quiere festejar,
por suerte,
festejó.
200 años,
desde moreno a fito paez,
desde Alberto Szpunberg
a esteban de luca,
soldados poetas,
más poetas que policías,
puro sentimiento,
un sentimiento incontrolable,
ochentoso,
harcormente, pankosamente,
ochentoso,
todo para qué,
para festejar que somos como somos,
que somos como quisimos,
que festejemos,
significa que nos hacemos cargo de lo que somos,
y eso es ya un motivo para festejar,
personalmente, les quiero manda un saludo,
un abrazo, un beso,
a los que no están, a los que no pudieron ver
ni en tv, los festejos del bicentenario,
a los que están pero ni conocen un poema,
ni conocen una tv, ni me conocen.

Las fiestas

Ellos hacen las peores fiestas.
Su olor plagado de viejas costumbres
arrulla los espíritus.

Ellos hacen las peores fiestas
plagando las costumbres con olores viejos.

Tal vez han pasado mucho el tiempo
sus cabezas
sus manos
sus senos
sin sexo.
Sus textos
sin libros.

Tal vez el tiempo no ha pasado nada
y aún esperan saber dónde queda Patterson,
en qué país,
en qué mente se desarrolla
la pesadilla
de toda fiesta fiesta

Variaciones sobre canciones de Auden

II

Digamos que en esta ciudad viven unos diez millones,
Unos habitan agujeros, otros habitan mansiones.
Pero no hay un lugar para nosotros, mi amor,

Alguna vez tuvimos un país y nos gustaba
Todavía lo podemos encontrar en un mapita político

Pero ahora, no podemos ir allá, mi amor
ahora no podemos ir

Pero está Villa Crespo, mi amor

Y ese club, donde crecen las ilusiones,

Donde también se apagan pero a nadie le importa,

Porque las ilusiones vuelven a crecer,

de la misma forma en que crecen y crecen las barbas en la

única sinagoga de ese otro barrio, que no voy a nombrar,

pero que fue donde vos creciste,

y donde hoy sigue creciendo ese árbol viejo
y donde cada primavera florece de nuevo.

Pero los recuerdos no florecen de nuevo, mi amor,
como los pasaportes falsos con los que tu familia logró salir del país,

no florecen de nuevo.

El agente de la aduana paraguaya había dicho: “Si no tienen pasaportes, “oficialmente” están muertos.
Pero seguimos vivos, mi amor, seguimos vivos.

Y vamos a pasar a como dé lugar.

Mis abuelos creyeron que se rompía algo, pero el solo de guitarra noise de sonic youth en mi cuarto

Pero allá afuera, antes lo que sonaba

era Hitler, o era Stalin, eran muchos y decían: “Deben morir”,

y hoy yo pienso en nosotros, mi amor, pienso en nosotros,

que estamos vivos y juntos, mi amor

seguimos vivos, mi amor, seguimos juntos.

De golpe, pasa un perrito, ese perrito que mirabas cada día correr, pasa totalmente desabrigado y perdiendo pelo y padeciendo hambre, rogando caricias, aún así, y con su cola, abrió una puerta para que pasara un gato,
pero ellos no podían ser pájaros,

caminando por el bosque, vi en los árboles a los pájaros
que no tienen políticos, y cantan a su agrado,

No eran de la raza humana, mi amor,
no eran de la raza humana.